martes, 9 de enero de 2018

El sueño de Jessica

Este es:

Soñé que las hojas caían como en lluvia, era yo viento de mar verde.

Te recuestas en la esquina de la tristeza;
Te dibujo cuatro y cinco letras, pero tú no lees,
Tú le cantas a la muerte de los párpados, al hollín de los años;
Te duermes mientras te hablo, tu sueño es de miedo, un escondite negro;
Te das media vuelta y caes al lago, nadas en lagunas de palabras, las tuyas, hablas y caes;
Tomo ya tu mano, tu mano fuerte, tu mano árbol;
Te encuentras y me miras lejano, tu mirada se asemeja a un año viejo ya quemado, tu mirada se hace niño revolcado en la lluvia;
Tú lloras, lloras de arrebato, yo intento encontrar la sal antes que las heridas;
Me amas y lloras con el pecho herido, león aguerrido de toda la vida, clamas lo perdido;
Te acuestas en la tristeza, a pesar de mí, y yo contigo, descifrando la muerte que te palpita la sien.

domingo, 7 de enero de 2018

Aysha y la flauta que detiene el tiempo.

Casi debajo de mi ventana habitualmente un hombre, una mujer, y un perro suelen pasar horas y horas tocando la flauta. Tocan una melodía algo medieval que se funde con la gente... toda la concurrida calle respira y comparte los mismos sonidos, es muy bonito. Aunque la gente no interrumpe su ajetreada rutina, es inevitable que el tiempo se pare, que el perrito te mire, y que sientas que en el propio camino hay cosas mucho más significativas que aquello hacía lo que ibas...  todo lo que las emociones de una canción te puede regalar, el frío que la gente pasa fuera, las risas que se echan el chino del bazar de abajo, el alemán de la cafetería de la esquina y el de la inmobiliaria de enfrente, todos sin desatender sus locales, los tres desde la puerta gritándole a los otros no sé qué cosa tan graciosa. Los niños de tres o menos años , que corren a 4 metros del abuelo con bastón que no les quita ojo, pero que no llega. Con esto de la indpeenviana de Cataluña , hay gente que no se resiste a gritarte , ¡La republica de Cataluña! Y otra que vocifera un "¡Viva España!" ... gente que pisa muy fuerte los lazos amarillos del suelo, y después sigue caminando normal...

Claudia Chao: El fuego quema sin piedad.

Mi amiga Claudia escribió un precioso poema, en donde con su poder sutil tiene la capacidad de expresar tanto, con las palabras precisas, como si las palabras cayeran en ti suavemente, para llenar de otoño esto que llamamos poesía.

El fuego quema sin piedad,
todo se lleva sin discriminar.
Acaba con mi paz,
me arrastra al infierno,
no me deja escapar:
me va a matar.

El agua no controla nada
todo lo apaga
acaba con la llama:
derrama su frialdad.

Me encuentro perdida
pero con dignidad
me voy o me quedo
y en qué lugar.

Estoy hundida sin poder respirar
quemándome por dentro
cómo te puedo explicar.

A donde llegue ésto
todo ahí quedará.

A nadie le importa toda mi oscuridad.

Un alma perdida, pero libre al fin. ¿Hatada a este mundo?
Jamás lo sabrás.

-Claudia Chao

El sueño de Kenia

"Soñé contigo, en el sueño te convertiste en un escritor bastante famoso. Escribiste varias novelas y un par de libros de poemas.

Tenías ofertas para convertir las novelas en películas y la "prensa" te buscaba mucho.

Yo me enteraba de todo esto a través de redes sociales y otros medios.

Unas semanas después de tu última publicación una noticia te acusó de plagio.

Todos se pusieron en tu contra y tú estabas en alguna clase de pánico que no te permitía hablar.

Viajé hasta tu casa, "todo está muy cambiado", pensé al llegar a ella. Después de varios días conseguí que hablaras; tu casa era tan Usher, como el cuento de Poe. No decías mucho, había un jardín al que te llevaba todas las mañanas a caminar, era un tremendo paraíso. Era lo único que te animaba.

En fin, una noche te escapaste de tu cuarto y caminaste hasta el jardín, yo te seguía preguntándome constantemente qué te ocurría.

(Aquí es donde el sueño se pone extraño.)

Te quedaste viéndome con un ternura inmensa, justo como siempre ha sido tu mirada. Me besaste y me dijiste que todo había terminado, y me explicaste que no habías estado así por la acusación de plagio. Me dijiste que lo sabías todo y que cualquier hombre se volvería loco al ver tanta desdicha (dijiste desgracia, creo).

Me pediste que te dejará, que me fuera y que jamás volviera. Y bueno, como la terca que soy te dije que me quedaría contigo y te amaría aún después del final de mis días. No recuerdo que pasó después, se repetía una escena en la que caminábamos por el frente de la casa, cerca del lago donde se detienen los patos que viajan al sur, que está detrás de la casa de la familia de pelirrojos en donde hay una niña de 6 años que está enamorada de ti.

Cuando desperté tenía una sensación muy linda. Sentí que durante el sueño había tenido la mejor conversación de mi vida.

Honestamente hubieron escenas muy sexuales pero -risas- me las quedo para mí."

jueves, 4 de enero de 2018

Los pensamientos de Manuel

Luego de llamar a mi padre, y que nos confirmara la noticia que ya sabíamos, y es que mi abuela está muriendo, y muy lento, nos dio por jugar ajedrez.

Cuando jugamos ajedrez no se trata de jugar, se trata de pasar tiempo juntos, en ocasiones hemos durado hasta una hora charlando antes de hacer el primer movimiento, y a veces incluso una hora luego del juego. En esos días en que ambos tenemos todo el tiempo del mundo, días que cada vez son más escazos porque así es la vida o por lo menos uno se convence de que es así para no pensar tanto en ello.

Me hablaba del Asperger, de tantos genios que ha dado el mundo y muy probablemente tendrían esta condición; de Mozart, la charla se centró en Mozart.

Mi hermano está empezando a ser un devorador de libros, no porque lea muy rápido sino porque apenas termina un libro enseguida empieza otro. Y mientras más inteligente se hace creo que empieza a preferir los libros antes que a las personas.

Mientras empezó la partida no dejaba de pensar en Lewis Carroll, y que leí que el tenía Asperger; la idea me pareció tan fascinante que no quise corroborarla para no decepcionarme. Aunque es muy posible que sea falso, porque casi por regla generar los Asperger son enemigos de la literatura porque no les interesa demasiado leer de algo que no haya pasado, leen toneladas pero todo de datos históricos o científicos, lo que es es el mundo de las fantasías lo ven desdeñosamente.

Aunque ahora que lo pienso, creo que a mí tampoco me gustan demasiado las fantasías. Sería injusto decir que el realismo mágico es una fantasía, es más bien un recurso poético, símbolos que expresan una realidad existente. A mí tampoco me agradan para nada esa películas en donde un sólo tipo mata a un sin fin de personas, o donde hay arriesgadas escenas en donde los personajes salen sin un rasguño. Me parece demasiado fácil, demasiado tonto. Es el ingenio del autor lo que nos hace creer la realidad; la creemos porque es genial, no porque deseemos que exista.

Pero bueno, continuaré.

Al pensar en eso se me ocurrió pedirle a Kike que escribiese sus pensamientos y yo los colocaría en mi blog. La idea no le molestó, lo cuál es inusual, porque son muy pocas las ideas que no se le ocurren a él que suele aceptar.

Entonces lo dejé así, no quise presionarlo porque la creatividad es un ave que sólo vuela en el cielo de la libertad, como diría Violeta.

Me sorprendí cuando al día siguiente ya me decía que iba a empezar, y que decidió hacerlo por partes, hablando detalladamente de cada cosa, y yo con un tono sobrio y profesional le dije que estaba de acuerdo, disimulando el enorme orgullo que me hacía sentir, para no estropearlo todo.

Le isnte a que lo enviara por teléfono, porque tanto él como yo tenemos una letra inteligible, y así desarrollaba en él el hábito de corregir, de releer lo que había escrito.

Al siguiente día desperté y al juzgar por la hora se acostó muy tarde escribiendo. Aprovechando que las clases estaban canceladas debido al frío que estaba haciendo.

Mi segunda sorpresa ocurrió cuando lo que leí parecía un poema o una canción, no esperaba algo así, y aquí se los voy a compartir, sin mayores alteraciones, debido a que mi hermano encarecidamente me pidió que no alterara con mi estilo lo que quería decir. Cabe destacar que él jamás ha leído mis textos, al igual que mi madre o mi padre, bueno, nadie que no me haya conocido antes de empezar a escribir en redes sociales sabe que escribo.

Pero basta de desviarme, el texto de mi hermano es este:

“Pensamientos”

¿Hay alguien con quien estar?

¿Halo?

¿Hay alguien con quien hablar?

No es como si me pudieras entender

¿hay alguien agradable y con quien tenga cosas en común?

Puedes entrar a mi mundo si quieres, aquí tengo pensamiento y hay otros sentimientos que tenía en el pasado; aquí relájate, solamente hablamos con más nada que la verdad. Tal vez me preguntes “¿qué es la desabilidad que tienes en tu mente”? (1). No hay mal o desabilidad que yo este recibiendo, aquí la diversión, espacio y tiempo es infinito, solamente están viendo algo diferente a la forma en la que tú la ves.

Tus pensamientos y expresiones me hablan pero no entiendo lo que me quieres decir.

Cuando era niño era pensativo, mi mente se sentía como una caja mágica que produce ideas y pensamientos, ahora vuelvo a tener los mismos pensamientos que tenía de niño y en mi sueños hago cosas que yo nunca haría; pero qué me pasa, no entiendo porqué, esa no es la persona que soy, me he convertido artísticamente pensativo, ok, esto es solo pasatiempo y gusto, en el que probablemente te interese estar;  aunque tal vez te sientas un poco raro, no te preocupes, mi pequeño cerebro funciona bien, ahora tengo que seguir haciendo lo que siempre hago, no tengo tiempo que perder.

Solamente me gusta y me siento bien de esta forma, cuando yo era niño consulté a los libros y quise informarme sobre las cosas que me gustan y cosas que veía interesante.

A veces me pregunto “¿Qué piensa el niño que fui del adolescente que soy ahora”?

A pesar de que he crecido y he cambiado en mi personalidad, me empezaron a gustar otras cosas y empecé a pensar en otras cosas; ahora me relaciono y pienso bastante en el pasado y en el futuro, vuelvo a tener los pensamientos que tenía de niño, los pensamientos volvieron, El Niño volvió, lo sé, pienso bastante y es un entretenimiento para mí, no sé porqué pero puedo pensar y enfocarme en varias cosas al mismo tiempo.   

(1) Manuel usa el término disabilidad para referirse al Asperger.

jueves, 28 de diciembre de 2017

El sueño de los oprimidos.

Te asombrarías al pensar en los lugares en donde un ser humano puede encontrarse un hogar. Un hogar es ese sitio en donde siempre te quieren ver volver. Y fue entonces como Tania había curado su orfandad con los convictos del penal. Cualquiera se vería tentado a pensar que iban a abusar de ella, y maltratarla, y luego matarla. Pero para ser un críminal despiadado hay que ser libre, y aquí estos hombres estaban más sensibles a la presencia femenina debido a la escacez de esta. Cuántas veces uno deja pasar a una mujer cuando tiene opciones, ah, pero aquí, aquí uno se da cuenta que el mayor embellecedor es la ausencia, solían decir, no con palabras sino con acciones, los presos.

La prisión es la carencia y Tania era aquí una reina, a pesar de que su carencia era lo que la llenaba de toda adoración. Su carencia de pene, de masculinidad. Usaba el cabello corto, y todos los reos la instaban a dejárselo crecer, a acentuar las diferencias con lo masculino. Sus senos eran casi imperceptibles, y qué se la va a hacer, decían los más sobrios, por lo menos así nadie se obsesiona, porque sino imagínate, se prende esta mierda y hacemos una guerra, mejor así, que parezca una niña a la que todos cuidamos antes de que parezca una mujer a la que todos necesitamos.

Como ley de justicia todos se compartían a Tania por porciones iguales, era la única forma, porque si le tocaba más o menos a alguno por sus condiciones físicas, entonces eso sí que crearía un colapso. Al imponer equidad prevenían el destructivo enamoramiento, porque para enamorarse hay que primero creerse especial. Y en ningún lugar es tan peligroso el enamoramiento como entre críminales.

Fuera de la cárcel una mujer compartida empobrece su valor, porque para compartir a una mujer hay que primero reconocer tu debilidad, tu sentido de inferioridad o tu impotencia. La impotencia sí existe, es la condición humana, pero una cosa muy distinta es que algo exista a que algo te lo creas. Y una historia de amor solo ocurre cuando el hombre deja de creer en su condición humana. Cuando dos o más hombres comparten una mujer, sentimos que ellos reconocen su inferioridad ante ella.

Y tal vez dentro de esta cárcel sea igual que afuera, pero es una hermandad involuntaria, un reconocer que el placer, como el alimento, es de todos y es poco, y por lo tanto lo tenemos que cuidar. Somos reos, si la espantamos nos quedamos sin nada, así que vamos a cuidarla, vamos a dejar que sea el centro de nuestro universo.

200 hombres, 200 maridos, toda una familia enorme alrededor de la abeja reina.

Tania quedó embarazada y nadie tenía idea de quién podría ser su padre, el nombre del hijo era aún un enigma, muchos optaron por reconocerlo como Junior, el hijo de todos.

Lo cierto es que el parto se complicó, y Tania y Junior cumplieron su sentencia aquí en la tierra.

Los presos acrecentaron la ausencia, el dolor y la escacez, y crearon toda una secta en nombre de nuestra señora Tania, la que ampara a los privados de libertad, a los de las manos llenas de sangre cuyo todo fruto es  porque es forzado.

Tania, la patrona de las esperanzas que fecunda sueños que nunca llegarán a ser, sueños muertos, cuyos recuerdos, nos invitan a soñar mucho más.

Tania, aquella mujer que una de nuestras semillas dio lugar a su muerte, aquella culpa que todos compartimos al ignorar el verdaderos responsable. Nuestra verdadera pena, nuestra verdadera redención. La madre de ese hijo que nunca podremos conocer. Esa duda, a la que nos resistimos, la que nos come, la que nos acaba por dentro y nos convierte en el hazme reír de todos estos barrotes que son la vida.

lunes, 25 de diciembre de 2017

Princesa encantada

Llegaste,
caíste sobre la noche
transformándola, dándole un nuevo sentido.

Veía todo a mi alrededor,
la gente,
la hipocresía,
pensaba en mis libros,
en esa frase de Byron
《Salgo sólo para renovar mis deseos de estar en casa.》

Todo tan articial, tan forzado, tan ya me quiero ir.

Y cuando estaba por inventar una excusa para largarme, te vi llegar.

Y las mesas ya no eran absurdas,
la gente ya no era objeto de mis impaciencias,
la vida ya no era interrumpida, sino que era un camino que me llevaba hasta ti.

Te vi, y lo supe, supe la certeza.

Estabas ahí para mí. Una mujer como tú, nació para un hombre como yo, con el poder de hacer inmortal tu belleza al filo de mi sensibilidad y mi literatura.

Al final de la noche te lleve a casa, te hice mía, como nunca nadie antes.

Tranquila, cariño, no eres fácil, fue mi culpa. Te entregaste desde el primer instante, porque yo no hice otra cosa desde que te conocí, que demostrarte que para mí habías nacido.